martes, febrero 14, 2017

Talleres monográficos: representar (2 de 3)

Este texto es continuación del post anterior, y ha sido redactado como material de trabajo para los talleres monográficos de conversación profesional.

Representar conversaciones

La segunda tarea propuesta en los talleres es representar la conversación imaginada, llevarla a cabo con la ayuda de un interlocutor ficticio y delante de una cámara de video que nos grabará conversando durante unos minutos, no muchos, pero si los suficientes.

Las conversaciones reales son también, en alguna medida, una representación. No hay ninguna cámara delante pero si un auditorio al que deseamos causar determinadas impresiones y para los que “actuamos”, con mejor o peor resultado.

Representar las conversaciones imaginadas es una tarea de valor. Es como los entrenamientos de los deportistas o los ensayos de los actores y músicos; lo importante es el partido, la función, el concierto, siempre diferente de lo trabajado previamente, con otra tensión, sin posibilidad de rectificar. Pero no hay buen partido sin entrenamiento, ni buen concierto sin ensayo. Y entonces, ¿por qué no hacer lo mismo con nuestras conversaciones importantes?

En la representación entrenamos todos los elementos de conversaciones futuras, nuestra forma de hablar y de escuchar, las posiciones y movimientos de nuestro cuerpo y nuestra cara, las preguntas y los argumentos con los que activar la conversación, la gestión del tiempo de conversación, el cierre …

Locations of visitors to this page